Menu

Quedarse en la República Checa fue una decisión muy importante.

Dice el propietario de la empresa AGROAD, ingeniero Abdulrahman Adday, fundador de una empresa de piezas de recambio de mucho renombre. En el año 2020 celebrará el 25 aniversario.

El señor Adday nos contó las circunstancias de la fundación de la empresa y hasta dónde ha llegado durante los últimos veinticinco años.

¿Cómo llegó usted a la República Checa?

Estudié en Brno la ingeniería aeronáutica. Quería hacerme piloto. Cuando terminé los estudios, Iraq estaba en guerra y éste era el primer motivo para quedarme en la República Checa. El segundo motivo consistía en mi desacuerdo con el régimen que había en Iraq y, por último, en aquel entonces conocí a mi futura esposa Eva.

¿Por qué abrió su negocio en el campo de maquinaria agrícola?

Fue una decisión tan importante como la de quedarme en la República Checa. En Iraq en aquel entonces se utilizaban mucho los tractores de la marca ZETOR y muchas personas venían a la República Checa para buscar las piezas de recambio. Y como yo hablaba bien checo y me orientaba en el mercado checo de la maquinaria agrícola, empecé a ayudarlas a encontrar lo que necesitaban para su tractor. Así iba aprendiendo mucho de cada pieza del tractor. Como en Iraq las piezas de recambio tenían mucha demanda, me puse a negociar con ellas. Empecé a trabajar solo haciéndolo todo yo mismo. Desde cerrar un negocio, comprar y empaquetar la mercancía hasta la logística y contabilidad.

Al principio se dedicaba sobre todo a las máquinas de la marca ZETOR. ¿Cuál es la situación actual? ¿Es usted capaz de conseguir piezas de recambio para otras máquinas?

Llevamos muchos años en el mercado y conocemos las necesidades de los clientes, así que nos especializamos también en otras marcas, no sólo en Zetor. Somos capaces de conseguir piezas de recambio por ejemplo para mototractores, tractores Ursus, MTZ Belarus, UTB Universal, John Deere, Case, Fial Massey Ferguson y otros. El cliente puede encontrar sin problemas en nuestra oferta también piezas para los camiones Tatra, Liaz, Avia, Daf, Iveco, motores industriales, máquinas de cosechar, de manipulación y de construcción.

Desde hace 25 años posee su empresa. ¿Fue necesario cambiarla o adaptarla significativamente durante ese tiempo?

El momento clave fue el año 1995. A causa del embargo impuesto a Iraq me devolvieron un condenedor lleno de piezas de recambio que había enviado allí. Tuve que vender las piezas para poder pagar el dinero que les debía a los suministradores. Así me di cuenta de que también en la República Checa esas piezas tenían demanda. Luego empecé a ofrecerlas a clientes de otros países. Como me puse a ofrecer las piezas de recambio a los socios de los que compraba piezas poco después de haber abierto mi negocio, me hice también suministrador. Más tarde, cuando desaparecieron del mercado algunos fabricantes de distintos tipos de piezas, llegó el momento para otro cambio importante. Empezamos a rellenar ese hueco importando lo que no había en el mercado aunque tenía demanda. El tercer cambio significante fue la construcción de nuestra propia empresa en nuestro terreno, incluídas las oficinas, almacenes y tienda de venta al por menor.

¿En qué consiste el éxito de su empresa? ¿Qué motivo tiene el cliente para dirigirse a ustedes?

Los motivos para dirigirse a nosotros son muchos, seguro. Creo que lo más importante es el equipo de profesionales que entienden bien su trabajo y siempre están dispuestos a ayudarle al cliente a solucionar su problema. A los clientes les gusta, entre otras cosas, que la mayoría de la mercancía la tenemos disponible en una cantidad suficiente en nuestro almacén. Por otra parte, lo bueno para nuestros clientes y para nuestro éxito es también la capacidad de cumplir las necesidades del mercado. Y por último, ponemos mucha atención a la calidad de los productos que ofrecemos, por lo tanto tenemos éxito y la gente nos sigue buscando.

Ahora ya sabemos bastante sobre su trabajo. Pero, ¿qué tal usted y su tiempo libre? ¿Qué suele hacer después de cerrar la puerta de la oficina?

Para mí lo más importante siempre es la familia, así que trato de dedicarle la mayor parte de mi tiempo libre. Estoy convencido de que si la familia está bien, está contenta también toda la sociedad. Una parte del tiempo la dedico también a la comunidad árabe de la que me encargo. La empresa AGROAD participa, además, en el trabajo del centro cultural del lugar, lo que es otra cosa que me cuesta un poco de tiempo. Tomamos parte en la organización de distintas fiestas, acercamiento de los checos y los árabes. Me encargo, además, del centro de educación de allí cooperando con varias universidades. Me dedico también a la caridad, apoyando por ejemplo a los niños de familias pobres y de familias afectadas por la guerra en Iraq y en Europa. Y me gusta viajar. Trato de compaginar los viajes de negocios con las vacaciones.

¿Quiere hacerle una pregunta al señor Adday? Contacte con nosotros en info@agroad.cz.

Ingeniero Abdulrahman Adday

Estudió la ingeniería aeronáutica en Brno. En el año 1991 abrió el negocio en el campo de piezas de recambio para los tractores. En 1995 fundó la empresa AGROAD que actualmente tiene mucho éxito no sólo en el mercado checo, sino que exporta productos a decenas de países del mundo. Ama a su familia con la que le gusta pasar su tiempo libre. Le encanta, además, viajar y participa en mantener las buenas relaciones entre los checos y los árabes. Apoya a los que no tienen tanta suerte en su vida. Vive en Moravia del Sur.

AGROAD, s.r.o.

Blanenská 1338
664 34 Kuřim
República Checa

 

Teléfono: +420 541 264 970
E-mail: info@agroad.cz

Formulario de contacto: